Nutrición deportiva

JS/ julio 3, 2019/ Comer bien/ 0 comentarios

¿Qué debo comer si quiero ganar masa muscular? ¿Cómo puedo perder grasa? ¿Qué dieta debo llevar si sólo quiero tonificar?… Estas pueden ser algunas de las preguntas que nos pueden surgir a la hora de seleccionar nuestro objetivo de entrenamiento. Y para ello, echaremos mano de algunos conocimientos de la nutrición deportiva.

Y es que la alimentación, por si no lo sabías representa un 60% del estado físico que queremos alcanzar.

En este post, queremos informarte desde nuestra humilde experiencia, sobre el impacto que tiene lo que comemos en nuestra forma física, y cómo influye la dosificación que llevemos a cabo de las proteínas, grasas e hidratos de carbono que ingerimos.

dieta deportiva mujer

 

Metabolismo humano

Antes de darte la pauta de la nutrición deportiva que debes llevar, tenemos que echar mano de cómo se comporta nuestro cuerpo según el nutriente del que disponga.

Así que vamos a hablar de cómo metaboliza nuestro cuerpo los hidratos de carbono, grasas y proteínas.

 

Hidratos de carbono

 

Los hidratos de carbono es la fuente de energía más rápida y directa que tiene nuestro cuerpo para mantener su funcionamiento en cualquier entrenamiento deportivo. No es de extrañar por tanto, ver a un deportista de élite comerse un buen plato de pasta o de arroz, antes de enfrentarse a una competición de alto nivel.

hidratos de carbono

Este tipo de alimento se absorbe rápido por el organismo y da ese empuje necesario para el esfuerzo que realicemos; a modo de ejemplo, sería como si a un motor de un coche le inyectáramos óxido nitroso para dar su máximo rendimiento.

Una vez agotada esta fuente de energía, el cerebro que es muy listo, y que siempre se rige por el instinto de supervivencia, empezaría a comer de las grasas acumuladas en nuestro cuerpo para seguir dando la energía que estamos solicitando a nuestro organismo.

 

Grasas

grasasDigamos que las grasas son como esa despensa que el cuerpo tiene y necesita para no morirse en época de vacas flacas. Pero al contrario, si no consumimos todos los hidratos de carbono, el cerebro que sigue siendo muy listo, los transforma en grasas y los guarda en la despensa para el futuro.

Podemos correr el riesgo de pensar que las grasas son malas. Y nada más lejos de la realidad, las grasas en su justa medida y, por supuesto, las de buena calidad son necesarias y beneficiosas. Además, de que como ya he mencionado tienen su función tanto de servir de reserva como de protección térmica.

 

Proteínas

proteinasY por último, estarían nuestras grandes amigas y aliadas las proteínas. Su función principal, entre otras, es la de generar músculo. Serían como los ladrillos que forman nuestra estructura corporal. Este es el último recurso de energía que tiene nuestro cuerpo antes de colapsar, en caso de que sigamos exigiéndole que nos entregue el mismo rendimiento físico. Y esto nunca debe suceder. Repito, nunca debemos destruir a nuestras amigas las proteínas, porque eso significaría que estaríamos destruyendo nuestro músculo.

Y además como dato curioso, por si no lo sabías, algunos tipos de proteínas generan anticuerpos como defensa natural para posibles infecciones.

 

Procesos metabólicos

Una vez explicado esto, la forma que tiene nuestro cuerpo de metabolizar cada alimento es diferente en cuanto a la rapidez.

Me explico, los hidratos de carbono se metabolizan muy rápidamente, quiere decir esto, que pasan de ser alimento a energía en un “plis”, sin que ello conlleve más gasto energético en nuestro cuerpo. Ojo! que nuestro cuerpo también necesita gastar energía al metabolizar. Sin embargo, no ocurre lo mismo con las grasas o las proteínas.

Este último tipo de alimento, necesita algún que otro proceso metabólico más para poder transformarse en energía. En consecuencia, el organismo consume más energía, o digamos que le cuesta más. No es de extrañar por ello, ver a nuestros ancestros como verdaderos Hércules, debido a que su fuente principal de alimento era la carne y el pescado, y por suerte (según se mire…) no existían ni los fritos, ni los pasteles.

 

Entonces qué debo comer

Pues la respuesta rápida y sencilla es de todo. Nuestro cuerpo necesita por lo explicado anteriormente de las tres fuentes de energía. Y cuanto más variado mejor, más le gustará a tu cuerpo. 

que debo comer

Ahora bien, no es lo mismo, por ejemplo, disponer en nuestro cuerpo de muchas grasas que seguramente no necesitemos y que debamos eliminar a base de reducir la ingesta de hidratos de carbono, a por el contrario, tener un cuerpo bien esculpido y sanote, que en el caso de seguir eliminando grasas al final lo que vamos a conseguir es quemar las proteínas y quedarnos como el espíritu de la golosina.

Así que, si tu objetivo es quemar grasas, siempre reduce la cantidad de hidratos de carbono a consumir. Si por el contrario, tu objetivo es realizar un entrenamiento de alta intensidad, ayuda a tu cuerpo y proporciónale los suficientes hidratos de carbono para que no te deje tirado.

Y por último, si tu objetivo es ganar masa muscular… llama con cariño a tus amigas las proteínas, tus aliadas, ellas siempre te garantizarán una construcción segura de los ladrillos musculares.

Si quieres saber más sobre nutrición deportiva, te dejo el enlace a este otro artículo bastante interesante


Si te ha gusta este artículo, puede que también te interese saber más sobre…

Consecuencias de una deshidratación

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*